¿Qué montes valen para SOTA? (1) La Prominencia

El diploma SOTA (Cumbres en el aire) consiste en comunicarse por radio con o desde las cimas de los montes. Pero no todos los montes de una región son válidos. Para que lo sean, deben estar dentro del catálogo de cumbres SOTA de alguna asociación. Una vez que el Gestor de la Asociación (AM) elabora este catálogo, a cada una de las cumbres se les asignará una referencia y un valor en puntos y una vez publicado en la página web de SOTA será valida.

Cuando contactamos con o desde una cumbre del catálogo y lo introducimos en la base de datos SOTA, esos puntos se suman a los anteriores, permitiéndonos conseguir los distintos certificados. Luego hablaremos de ellos.

Pero, ¿cómo se determina que cumbres son válidas y cuantos puntos vale cada una?

Para empezar, el AM (Gestor de la Asociación) debe hacer un catálogo de los montes existentes en su territorio, anotando para cada uno: nombre, coordenadas de la cumbre, altura, y un dato importante, su prominencia.

Para que un monte sea válido y pueda ser incorporada en el catálogo de cumbres de la asociación, el único requisito que debe cumplir es que tenga un valor mínimo de prominencia. Este valor es generalmente de 150 metros, aunque en casos de asociaciones o regiones muy poco montañosas puede admitirse excepcionalmente un valor de 100m.

¿Qué es la prominencia de una cumbre? La prominencia es un concepto que nace el siglo XIX y que representa la elevación de una cumbre en relación a su entorno. Intenta dar un valor matemático a la independencia y singularidad de un monte.

Imaginémonos una crestería con pequeños picos, todos ellos de gran altura pero separados entre sí por pequeños collados. Si sólo tuvieramos en cuenta la altura de la cumbre, todas las pequeñas cimas serían válidas. Es decir, una vez que subieramos a la cresta, tendríamos posibilidad de “activar” un montón de  cumbres sin apenas subir o bajar. (fig. 1)

cresteria

fig 1

En el espiritu del Diploma SOTA, cada activación debe ser de una sola cumbre, que nos exiga determinado esfuerzo, por tanto, cada cumbre con referencia, es -debe ser- un monte diferenciado, al que haya que subir. De alguna forma hay que medir el que ese monte esté “aislado” del resto, y que para subir a más de uno, ambos estén separados por un collado de suficiente entidad como para considerarlos montes independientes.

Esto es lo que mide la prominencia y se define como “ La altitud mínima que se debe descender desde un pico para subir a otro cualquiera más alto que este“. Cuanto mayor prominencia tiene una montaña, más destaca en el paisaje, con independencia de su altura.

Así explicado puede ser un poco difícil de entender, pero lo veremos inmediatamente en el siguiente gráfico:

ProminenciaEn este gráfico tenemos 3 cumbres. Para subir desde A a cualquier otra cumbre (B o C), tendremos primero que descender al menos 200 metros. Esta es el valor de su prominencia. Por tanto, A tiene una altura de 300 metros y una prominencia de 200 metros.

La cumbre B, es 30 metros mas alta que A. Sin embargo, para subir desde B a cualquier otra cumbre más alta -en este caso la C– nos bastaría con descender 50 metros hasta el collado que las separa. Esta es su prominencia, 50m.

Como veis, si subiéramos primero a la cumbre C, el esfuerzo que deberíamos hacer para subir luego a B es bastante menor que si quisiéramos subir a A, desde el nivel del mar, desde B o desde C. Sin embargo, para subir a C, no nos queda más remedio que subir directos por la derecha, o bien hacer el recorrido A->B->C. En todo caso, al ser la cumbre mas alta, el valor de su prominencia es equivalente a su altura, 500m.

Puede haber casos en los que desde una cumbre podamos acceder a más de una cumbre más alta, pongamos por ejemplo, a dos, y que para subir a la primera tuvieramos que descender, p. ej. 50m y para subir a la segunda, p. ej. 200 m ¿Cuál es su prominencia? Pues el MÍNIMO descenso, en este caso, 50m.

Resumiendo, para que una cumbre sea válida para el diploma SOTA tiene que tener un mínimo de 150 metros de prominencia (a excepción de las Asociaciones donde se admiten excepcionalmente prominencias de 100 m como ya hemos mencionado).

Como curiosidad, todas las cumbres del mundo tienen al menos una cumbre más alta que es la que define el valor de su prominencia. A esta se la conoce como “cumbre padre” y puede estar a miles de kilómetros de distancia. Con una sola excepción: el Everest.

Anuncios